Qué tener en cuenta a la hora de decorar un dormitorio infantil

Convertir un dormitorio en el lugar perfecto para niños puede ser un desafío agotador si no cuentas con la guía adecuada. Estas habitaciones deben hacer que tu hijo se sienta cómodo, seguro, donde pueda recrearse y disfrutar de su proceso de crecimiento. Cinco puntos importantes te ayudarán a conseguirlo de manera sencilla.

 

Decoración para dormitorios para niños

Decorar sin pensar ni conocer del tema puede ser un arma de doble filo y se traduce en riesgos altos de equivocarse. Si no prestas atención, terminas adquiriendo mobiliario que no es adaptable al lugar; y esto puede ser el comienzo de un grave problema a futuro.

Por otro lado, una decoración muy elaborada será un desperdicio, pues los niños crecen y en el proceso cambian preferencias. Este error es frecuente y costoso, pero se deriva de la inexperiencia. Por eso, necesitas un plan que te ayude a crear espacios adaptados a la edad de tu hijo, que favorezcan su desarrollo en cada etapa.

 

Atiende la seguridad del entorno

Cuando tu hijo es un bebé, su autonomía es limitada y tú le proteges en todo momento. Pero con el pasar del tiempo, quiere más independencia y eso invita a accidentes inevitables. Sin embargo, hay formas de minimizar estos accidentes, creando un espacio con medidas de seguridad básicas.

Por ejemplo, instala mecanismos de iluminación y sistemas de electricidad de tal manera que no puedan alcanzarlos. También, instalar ventanas con seguros a prueba de manipulación infantil. De esta manera, te ahorras sustos y tu hijo estará seguro en el lugar que has destinado para él.

 

Asegúrate de contar con espacio suficiente para guardar

Orden y niños no resulta una combinación fácil de visualizar. Sin embargo, sí puedes facilitar la organización de los objetos personales de tus hijos, incluyendo suficientes lugares para almacenaje. A medida que van creciendo, puedes enseñar a tus hijos a ordenar por sí mismos su habitación. Por eso, haz que sea sencillo para ellos con muebles a su altura y con suficiente espacio.

 

Instala mobiliarios resistentes y adaptados al espacio

Un consejo razonable es evitar los muebles temporales, pues generan más gastos a largo plazo. Si prefieres muebles a medida, tienes la ventaja de la perdurabilidad de la decoración a través del tiempo; esto redunda en un evidente ahorro de dinero.

Por ejemplo, las librerías son adquisiciones que tus hijos pueden necesitar desde pequeños hasta finales de la adolescencia. Ahora bien, para asegurarte que este tipo de mobiliario perdure en el tiempo, debes verificar cuál es la procedencia de sus materiales, vigilando que sean duraderos y resistentes.

 

Habilita una zona destinada a la recreación

La habitación de los niños funciona para mucho más que solo dormir; es importante que también sea un espacio para jugar y expresarse en libertad. Entonces, asegúrate de establecer de manera clara las zonas para recreación. Distribuye bien los espacios y añade creatividad a la decoración; de esta manera, fomentas el desarrollo de habilidades físicas y sociales en tus pequeños.

Tienes la opción de establecer una zona para la lectura, con muebles para mantener los cuentos preferidos de tus hijos en orden y a su alcance. También, puedes crear una zona de juego donde tu hijo pueda tener acceso a sus juguetes favoritos.

 

Piensa en una decoración con proyección al futuro

Conforme van creciendo, surgen responsabilidades que los niños deben aprender a asumir. Si quieres ayudar a tu hijo a que perciba un equilibrio entre la diversión y el deber, crea un ambiente con proyección al futuro.

Para fomentar que tus hijos desarrollen un sentido de compromiso con sus deberes escolares, dispón de un mueble escritorio para que haga sus tareas. Añade una silla que sea cómoda y acorde a su tamaño y edad. Además, incluye muebles donde pueda organizar lo necesario para estudiar, sin que tenga que movilizarse y distraerse de sus deberes.

Uno de los aspectos fundamentales para crear una zona de estudio adecuada, es atender su iluminación. Si puedes aprovecha la luz natural, pero si no dispones de esta opción, entonces asegúrate de instalar un sistema de luces artificiales, de preferencia con bombillas blancas y frías. De esta manera, previenes que la vista de tus hijos se agote o que se quemen con la lámpara.

 

Decoración infantil con buen gusto e inteligencia

De manera general, la habitación de tus hijos debe estar decorada con el fin de hacerla práctica para sus circunstancias. Por eso, debes tener presente su edad, gustos y necesidades. Como los niños están en constante actividad y movimiento, la versatilidad debe ser una de las características de este tipo de decoración.

 

Si has decidido asumir la decoración del dormitorio de tus hijos, evita lo que pueda generarte gastos de más. Presta atención a la seguridad de la decoración, adapta el mobiliario al espacio que tengas y asegúrate de satisfacer las necesidades de almacenamiento. También delimita espacios para la recreación y el desarrollo intelectual de tus hijos.

 

Deja un comentario