muebles a medida

Los muebles a medida en nuestro día a día

En la actualidad, debido a la crisis económica y a las consecuencias de la burbuja inmobiliaria, mucha gente vive en viviendas que no siempre tienen las medidas idóneas para colocar los muebles que se quiere. Eso supone no poder disponer de la casa deseada y puede ser bastante frustrante, ya que todos sabemos que no es nada fácil conseguir una vivienda hoy en día como para encima no tenerla a nuestro gusto. Sin embargo, gracias a los muebles a medida, se puede sacar todo el partido a aquellas zonas del hogar que, debido a su tamaño o disposición, no son tan fáciles de utilizar.

Lo bueno de los muebles a medida es que la idea del cliente o la necesidad de cubrir un espacio, puede hacerse realidad si se cuenta con verdaderos profesionales como son los fabricantes de muebles con demostrada experiencia en el sector. Porque el hecho de construir un mueble a medida no sólo supone tomar las medidas precisas y construir el mueble que necesite el cliente, también se puede elegir el material, el color, el estilo y un sinfín de cosas que, a buen seguro, conseguirán la máxima satisfacción del cliente.

Muchas veces, los clientes tienen falsas creencias sobre los muebles a medida, como por ejemplo que es mejor comprarlos ya fabricados de serie, o que el producto final se va a encarecer demasiado si se hace “a la carta”. Sin embargo, aunque inevitablemente el mueble a medida siempre será un poco más costoso de fabricar que uno normal, sin duda las ventajas que puede ofrecer al usuario compensa con creces ese coste adicional. Los fabricantes de muebles han conseguido rebajar ese coste poco a poco y ya no es ni mucho menos tan elevado como lo era hace algunas décadas. Este esfuerzo está orientado a derribar ese falso mito que siguen teniendo muchos clientes de no querer saber nada de los muebles a medida sólo por la parcela económica.

Por supuesto, como hemos dicho, es imprescindible ponerse en manos de profesionales cualificados a la hora de encargar muebles a medida, ya que sólo ellos son capaces de diseñar y fabricar, desde cero, el mueble que realmente necesita y desea el cliente, y no sólo eso, sino también después fabricarlo y montarlo en su domicilio para que el resultado final sea excelente. Esa es la manera en que los clientes poco a poco confiarán más en los muebles a medida, mediante un grado de satisfacción alta. De esta forma siempre podrán recomendar el servicio a otras personas que quizá todavía piensan que ese tipo de muebles está dirigido a otra clase de clientes con mayor poder adquisitivo.

El cliente tiene que tener muy claro la utilidad que va a darle a su mueble a medida y si realmente lo necesita. Normalmente la falta de espacio es el principal problema, pero también existen domicilios que no presentan esa limitación y quizá se adecúen mejor otro tipo de muebles, también exclusivos, que no necesiten una fabricación exhaustiva. Lo que ocurre, por experiencia propia, es que normalmente los clientes se fijan en muebles que no suelen encajar en los espacios disponibles y es ahí donde deben entrar en juego los verdaderos fabricantes de muebles, aquellos que dan soluciones a todos los problemas que puede presentar cualquier pedido.

Un ejemplo muy claro pueden ser los muebles de salón. Cada persona o familia tiene una serie de necesidades, una serie de aparatos que necesitan depositar en algún sitio. En el salón suele estar el televisor y los demás aparatos electrónicos que, por supuesto, siempre varían de una casa a otra. Los muebles habituales quizá tengan los compartimentos estándar que pueden quedarse cortos si en alguna casa existen aparatos con dimensiones diferentes a estos compartimentos. Ahí se hace necesario el diseño de un mueble a medida con los espacios que el usuario quiere.

Otro tipo de muebles que también son susceptibles de hacerse a medida pueden ser las camas, que se diseñan y fabrican totalmente personalizadas, incluso con el nombre del usuario serigrafiado, con compartimentos, cajones o todo lo que el cliente necesita. Se pueden fabricar camas con todo tipo de detalles, el único límite es la imaginación del cliente. En el caso de Ébano Sonseca, nuestra tienda de muebles Európolis, es un fiel ejemplo de profesionales cualificados para conseguir que los muebles que cualquier persona tiene en su cabeza puedan hacerse realidad. Esperamos poder seguir transmitiendo nuestros conocimientos del oficio para que nuestros clientes continúen confiando en nosotros.

Deja un comentario